La incertidumbre resentida

Existe una forma de entender la incertidumbre que se asemeja al éter antes de la teoría general de la relatividad, es decir, que entiende la incertidumbre como una sustancia hipotética que está en el medio ambiente y que nos conecta con nuestra inseguridad.

Esa parece ser la forma que anuncia VUCA. Lo peor de esta forma es cuando su anunciante comienza diciendo “ante un mundo cada vez más incierto, complejo, volátil y ambiguo…”. Al mundo ya no le basta con ser “incierto, complejo, volátil y ambiguo”, sino que “cada vez es más todo eso”. Y como llevamos años oyendo que “cada vez es más de lo mismo”, ya nos hemos tetanizado del miedo. VUCA es un modelo para reforzar el “poder sobre”, para legitimar una intervención que restringe la autonomía de los demás.

Desde el coaching directivo o de equipo, yo trabajo las estrategias de negocio desde el cuerpo a cuerpo, trabajo con la incertidumbre resentida por individuos y grupos, aquella derivada de actitudes y comportamientos mostrados por otros individuos y grupos, normalmente con mayor poder orgánico y por lo tanto con mayor responsabilidad. Mi propósito es ayudar para que “haya menos de todo eso» que dicen los anunciantes VUCA. Mi propósito es desarrollar el «poder para».

Paso a aportar ejemplos de incertidumbre resentida.

El déficit de visión compartida

Lo que me interesa del déficit de visión compartida es entender que cada miembro del equipo tiene su propia visión, a menudo encontrada con la de los otros miembros: un miembro dice que su visión es hacer una catedral, otro que es un skyline, el tercero un aeropuerto, etc.

La incertidumbre resentida se deriva de la contradicción que hay en las narrativas subyacentes y en las decisiones subsiguientes, unas contradicen e incluso anulan a las otras. Esta incertidumbre resentida está conectada con la muestra de ambigüedad («ni una cosa, ni la otra, sino lo que yo diga en cada momento»). La contradicción significa ambigüedad y genera incertidumbre, es decir, inseguridad.

En el déficit de visión compartida las relaciones se convierten en relaciones de poder.

La inconsecuencia en las decisiones

La inconsecuencia en las decisiones sucede cuando el individuo comienza a tomar decisiones arbitrarias desde la creencia de que el poder le legitima para tales decisiones, desde la creencia de que los demás no son conscientes de tal inconsecuencia, desde el impulso del momento, etc. La inconsecuencia acrecienta la incertidumbre resentida en su entorno inmediato y constituye una forma de abuso (o mal uso del rol), la inconsecuencia en las decisiones pone en riesgo el negocio.

Otra forma de inconsecuencia es cuando en el grupo se acuerdan decisiones que luego no se ejecutan, porque nadie asume la responsabilidad, porque no se escribió nada, porque todo quedó en saco roto, o porque sale más económico darle al pico que a la pala. En esta forma de inconsecuencia, basta con decir mucho y con hacer poco. Todo el mundo trata de ocultar la incertidumbre resentida y se teme que algún día alguien descubrirá el juego.

La fractura en el equipo

La fractura se puede traducir en una infantilización de las actitudes y comportamientos, en una dependencia de la emoción del miedo y, por ello, en una inseguridad, la cual acrecienta la incertidumbre resentida. En todos los equipos regresivos hay violencia, uno no sabe si el enemigo está fuera o dentro.

El trabajo de cohesión del equipo le ayuda a ocupar espacios de seguridad, no deja de ser una paradoja que para afrontar la inseguridad de fuera sea necesario trabajar la seguridad dentro.

La relación de dependencia

Una forma de relación de dependencia es cuando el superior jerárquico depende del reconocimiento que le llega de su colaborador directo, un jefe dependiente es un jefe inseguro que acaba rodeado de aduladores y no de competentes.

Otra forma de dependencia es cuando el superior hace saber a su colaborador que lo que este “es o logra” no es por mérito propio sino por su buen oficio. Esta es una forma de manipulación que acrecienta la incertidumbre resentida en el colaborador.

Hablamos por lo tanto de dos manifestaciones de la dependencia y por lo tanto de dos formas de incertidumbre: la resentida por el jefe cuando no recibe el canto de las sirenas de sus colaboradores, y la resentida por el colaborador cuando el jefe lleva la relación profesional al plano personal.

Cuando llega el fondo de inversión

Cada vez más común en la pequeña y mediana empresa; el fondo existe para comprar vacas mal engordadas, doparlas para que den leche, y luego venderlas. En ese cuento de la lechera, el fondo ignora mucho (o todo) sobre las capacidades y las motivaciones de las personas, y sobre cómo estas interactúan con el negocio. Le vale con saber las tablas de multiplicar, lo cual acrecienta la incertidumbre resentida. He visto locuras hechas por el capataz nombrado por el fondo de turno. Uno sabe que será vendido al mejor postor pero no sabe cuándo sucederá ni qué hará siguiente.