Siempre corriendoSiempre corriendo (2009) es un ensayo antropológico. En esta vida tenemos que estar siempre corriendo para llegar a la cumbre del poder y del éxito con la fantasía de ser dueños algún día de nuestro tiempo y lograr nuestra independencia absoluta. Esa es nuestro paradigma masculino-patriarcal.

Una vez en la cumbre del poder, el éxito y el dinero necesitaremos lucir un bonito pelo pero se nos habrá caído subiendo, anhelaremos el cutis terso que se nos habrá arrugado de tanto machacarnos la vida trabajando. También nos vendrá muy bien el sexo que la ansiedad y la hipertensión nos habrán secuestrado. Seremos héroes y tendremos dinero, poder y reconocimiento social pero la carrocería andará mal, el cerebro se habrá descalcificado, el muelle que hace subir la pililina se habrá roto, los enganches que aguantan los airbag se habrán soltado, las agujas de los aceites vitales andarán desmadradas, pasaremos de aullar a roncar.

Desde el paradigma femenino-matriarcal, nos ponemos a mirar para adentro, como hacen muchos con el tiempo lento de la meditación, el mimetismo con la naturaleza, el cuidado de los alimentos que tomamos. Del siempre corriendo pasaremos al despacito mi amor..let me hear words of love, como dice la canción. Pasaremos a sanar y cuidar nuestro interior.

¿Están representados ambos géneros en nuestra imaginación con independencia de nuestro sexo? ¿Qué parte de femenino y de masculino llevamos cada uno de nosotros? ¿Cómo las reflejamos en la interacción con otros o con el sistema? ¿Qué cauce sigue nuestra imaginación para pasar de imágenes y arquetipos internos a expresiones y comportamientos externos?